Ehang 184: el primer taxi dron, que vuela con pasajeros


Han pasado más de 35 años desde que el cine proyectara por primera vez, en uno de sus cortometrajes de ciencia ficción, un prototipo de automóvil capaz de volar y desplazarse por el espacio aéreo de las ciudades. Sin embargo, pese a que la magia del cine consiguió lo imposible para la época, dichas ideas, producto de la imaginación desbordante de escritores y productores del séptimo arte, ya se empiezan a percibir como un sueño hecho realidad en nuestra actualidad.

Vehículo volador con inteligencia artificial

El sueño de ver un vehículo volador, más allá del cine, se ha convertido en un reto y una carrera para muchos ingenieros y expertos de las industrias automotriz y aeronáutica, alrededor del mundo. La vanguardia tecnológica nos sitúa en un momento privilegiado, donde la percepción histórica ha cambiado y la prioridad ya no es crear un simple coche volador, sino una máquina capaz de suspenderse en el aire con pasajeros a bordo y con inteligencia artificial suficiente para desplazarse solo de un lugar a otro, concepto que ha entendido muy bien la compañía china Ehang.


Galardonada con el premio a la “Corporación Más Innovadora” por Fast Company en el 2016, por su diseño de taxi dron bautizado como “Ehang 184“, la compañía china, ha anunciado al mundo lo impensable: hizo volar su vehículo con pasajeros a bordo, prueba que se realizó sobre el espacio aéreo de la sureña ciudad de Guangzhou, el pasado 6 de febrero.

Ehang 184
Crédito de la imagen: Ehang.
Ecológico y seguro

Después de 1000 ensayos de vuelo, más de 3 años de investigación y desarrollo en el diseño y el trabajo de 150 técnicos de ingeniería, el Ehang 184, lejos de verse como un coche volador eléctrico, desde la apariencia estética, parece representar esa visión futurista del cine. Un dron ecológico y seguro, capaz de volar gracias a la fuerza de sus ocho hélices y de desplazarse por el cielo con tecnología de mando a distancia. Este último, le permite ser controlado desde una base en tierra, con la ayuda de una cámara que orienta su proceso de aterrizaje y despegue de forma automática y precisa.

El taxi dron chino, tiene capacidad para transportar hasta dos personas en su cabina con un peso total de hasta 280 kilogramos.

Según explica, Hu Huazhi, fundador y director ejecutivo de Ehang “si usted desea volar a cualquier lugar, solo necesita trazar su ruta de vuelo”. Agrega: “se sentirá como si viajara al futuro, como en una película de ciencia ficción, con la diferencia de que esto es real, aquí y ahora”. Y tiene toda la razón: más real, imposible. Con esta perspectiva, pareciera que el lema de la compañía Ehang es “dejar que los humanos vuelen libremente como un pájaro”, lo que podría convertirse en la futura consigna de la humanidad.

Publicidad

Deja un comentario: